EL TRIBUNAL

     El Tribunal sirve a la Ley. Sus miembros, desde los Tribunales Superiores a los más bajos tribunales de instrucción, garantizan y controlan el acceso a la Ley. El Tribunal se siente atraído por la culpa. Cuando un proceso se abre es porque se cree firmemente en la culpabilidad del acusado. El proceso se fundamenta en las denuncias previas de los departamentos de información, los informes de los inspectores y vigilantes, los interrogatorios y las memorias, y las actas de las vistas y comparecencias periódicas. El Tribunal no olvida nada y nunca cierra el expediente de un proceso.